Entrevista a Dalila Al Qamar: “Un consejo… viaja a los países árabes”

I-1254Por Yolanda Vilà.

Es sábado 5 de marzo. 11 de la mañana. Esta noche, a las 21 h, en Cotxeres Borrell de Barcelona se celebra el I Encuentro de Grupos Profesionales de Danza Oriental organizado por Danza Oriental Dalila Al-Qamar.

Cuando falta una hora para que empiecen los últimos ensayos, Dalila nos atiende para charlar un ratito con nosotros sobre este encuentro, sus ideas sobre la danza oriental y su cultura. Una cultura que le apasiona.

Acude a la entrevista feliz porque hoy ha salido publicada una entrevista que le han hecho en la Contra de La Vanguardia.

Dalila – Todo es efímero pero ahora siento que es mi momento y tengo que disfrutarlo.

Aprende Danza Oriental – Por lo pronto las entradas para el encuentro de esta noche están agotadas.
Dalila – Totalmente

ADO- ¿Cómo nace la idea de organizar este encuentro?
Dalila- Las ideas siempre me pillan trabajando. La inspiración me viene cuando trabajo. Y cuando hice la Gala de Profesoras, que fue un éxito, me di cuenta que había mucha solista y he detectado que cada vez se están formando más grupos. Hay una nueva corriente en la que el trabajo en grupo, el compartir, es muy bueno.
Entre bailarinas no tiene que haber competencias. Todas somos compañeras y todas tenemos nuestro espacio.
Así que pensé que sería una buena idea propiciar el encuentro de grupos.

ADO – ¿Tuviste que hacer una selección?
Dalila – Sí, un casting. Buscaba grupos con unas características. Que fueran profesionales pero a la vez desconocidos para promocionarles. Me tenían que presentar su trabajo, un vídeo y fotos.
El tema de la profesionalidad, desde mi punto de vista, no sólo se centra en bailar más o menos bien con un estilo determinado, sino en la actitud, en las ganas, en una forma de ver y entender esta danza.

ADO- Pero en el programa de esta noche además hay dos solistas
Dalila – Es que quería añadir alguna novedad. Por eso bailará también Sonia Alejandre, bailarina de Danza Tribal y…¡un chico! Ricardo Giner que es un bailarín que viene del clásico y que ahora hace danza oriental. Muy interesante.

Y Bellymco que somos un guitarrista y cantaor flamenco y yo. Lo quiero presentar al público, L-126es la primera vez que lo muestro…
ADO- Pues lo veremos esta noche. Seguramente que entre el público habrá muchas chicas que están aprendiendo la danza oriental. A ellas, ¿qué consejos les darías?

Dalila – Cuando empiezan a bailar las chicas tienen muchas ganas de hacer muchas cosas, actuaciones, etc. Mi consejo es que, al empezar, se reserven para su fin de curso. Allí podrán enseñar lo que han aprendido en un escenario. Dignificando esta danza.
Bailar en un restaurante… bueno, puede darte un dinero inicialmente pero este éxito es relativo.

ADO- ¿Por qué no eres partidaria de bailar en restaurantes?
Dalila – Yo bailé durante un año en un restaurante y creo que me equivoqué. Me di cuenta a tiempo y lo dejé. Creo que entre todas las que bailamos tenemos que dignificar la danza oriental. Si un restaurante tiene un escenario, un espacio adecuado, perfecto. Pero no se puede bailar entre mesas mientras los camareros están pasando platos.
¿Verdad que no vemos a una bailarina flamenca entre mesas? ¿ O a una bailarina de danza clásica?

ADO – ¿Cuál es entonces tu mensaje?
Dalila – La base es el respeto, respeto a ti misma, a tus compañeras y a la danza.
Si respetas esta danza ella te dignifica a ti también.

ADO – Pero hay chicas que visitan esta web que tal vez no están pensando en actuar en restaurantes. Van a sus clases, lo pasan bien y punto.

Dalila – Mi consejo para todas es entonces que sean ellas

mismas cuando bailan. Que no inventen nada. Hay que mostrarse tal cual uno es.  Que la disfruten al máximo
También creo que hay que conocer la cultura árabe. Hay que viajar a los países árabes. Y si no puedes, cómprate libros. Investiga. Aprende.
ADO – ¿Tú viajas a menudo?
Dalila – Cada año. Lo mío es una seducción cultural.
ADO- ¿Bailas allí?
Dalila – Sí, siempre. Es que en estos países son muy festivos. La música está muy presente. Vas por la calle o a sus casas o a cualquier tipo de reunión y empiezan a tocar palmas, cantar… y puedes bailar allí mismo con ellos.
ADO- ¿Les gusta que las occidentales bailen así?
Dalila – Sí, mucho. Yo he visto chicas llorando y chicos arrodillarse al verte bailar. Piensa que el hecho de bailar esta danza en Occidente está guardando una parte muy importante de su cultura.
El mejor piropo que me han podido hacer es ver a alguien árabe emocionarse al verme bailar. O que al saber que yo era española no se lo hayan creído y me hayan jurado que se pensaban que yo era libanesa o egipcia (son las bailarinas más apreciadas en general).
Por eso aconsejo conocer esa cultura. A mí, el hablar árabe me ha abierto puertas. Pero bailar me ha abierto sus corazones. Sobre todo, bailar con sinceridad porque ellos bailan de manera muy natural, con alegría y con mucha complicidad entre ellos.
Una anécdota de uno de mis viajes: de Damasco a Petra, un trayecto de unas ocho horas en autocar, conocí a un niño beduino y a un amigo suyo beduino también. Me invitaron a comer con ellos y luego me quedé a dormir. Fue maravilloso estar en medio del desierto, en el paisaje natural de Petra, con ellos, tomando té, hablando… también cogí piojos. ¡Pero no importa! ¡Hay que ir!
Otra anécdota que fue relevante en mi carrera profesional como bailarina: en un curso de verano en Túnez, nos pidieron a todos los alumnos/as participar en la fiesta final de curso. Yo preparé una coreografía. Y fue increíble, todos pensaban que yo era una bailarina árabe contratada para la ocasión. Después de aclarar la confusión,  los profesores del centro de lenguas estaban tan contentos que me dieron un diploma y algunos regalos por mi participación. Fue un momento muy emocionante en mi vida… y a partir de ahí me decidí a lanzarme de pleno en la danza oriental.
El reconocimiento del público árabe ha sido el aliento para seguir bailando, a pesar de algunas críticas destructivas que he recibido y a mis propios y personales momentos de desaliento.  No soy árabe, pero intento llevar siempre conmigo el aroma y la intensa alegría que he podido tener la suerte de aprender directamente de ellos.

0 Comments
  1. Pingback: Hasta siempre… Dalila | AprendeDanzaOriental.Es

Deja un comentario