Powered by Max Banner Ads 

Entrevista a bailarina brasileña Lulu Sabongi

titular2La Academia de Danza del Vientre Munique Neith ha invitado, por segunda vez, a la prestigiosa bailarina brasileña Lulu Sabongi a impartir talleres intensivos de nivel principiante y avanzado.

Fueron tres jornadas – 23, 24 y 25 de septiembre – en que Lulu ofreció una buena muestra de su estilo a través de los talleres y una actuación el pasado viernes 23 en la Sala Luz de Gas de Barcelona.

Lulu Sabongi es una enamorada de la danza oriental, y de la cultura árabe en general, desde los 17 años. Desde entonces, se ha formado con grandes maestros y músicos. Tiene su propia escuela en Sao Paolo dedicada exclusivamente a la enseñanza de la danza oriental.

Lulu viaja constantemente a Egipto y a otros países árabes para seguir aprendiendo e investigando sobre esta danza. Además, viaja para impartir clases a ciudades de otros países, como por ejemplo… ¡Barcelona!

Queremos compartir con todas aquellas personas que aman la danza oriental, la entrevista que Lulu concedió a Aprende Danza Oriental y que es una pequeña muestra del encanto natural que desprende esta mujer.

100-CIMG1247_CIMG12471Aprende Danza Oriental – ¿Cómo definirías tu estilo?

Lulu Sabongi – Me gustan especialmente las egipcias. Aunque me gustan también las bailarinas de otros países y conozco los grandes nombres que son hoy una referencia en la danza oriental. Pero las egipcias son mi inspiración, las admiro e intento aproximarme al máximo a su estilo, aunque yo soy brasileña.
Creo que en Brasil hay algo muy similar a Egipto. En muchos aspectos y en la danza hay un fuego interno que las egipcias tienen y creo que las brasileñas también. Hay que tener cuidado con esto porque cuando el resultado es una danza muy brasileña no me gusta.
Yo no puedo decir que soy egipcia. Es una mezcla de estilo egipcio con un toque diferente.ADO- ¿Qué tratas de transmitir cuando impartes tus talleres?
Lulu – La danza ha cambiado totalmente mi vida. Yo vengo de una familia muy sencilla, sin mucho dinero. De joven, como yo no tengo el cuerpo para danza clásica no fui aceptada en la escuela Municipal de danza. Así que cuando tenía dinero hacía clases y cuando no, no. Era una bailarina “frustrada”.
Cuando vi la danza árabe por primera vez me quedé enamorada completamente. En aquella época sólo había dos maestras en brasil. Una armenia y la otra brasileña. Yo pregunté ¿cuál de ellas viene de un país árabe? Y empecé mis clases con ella. Tomé clases con ella solamente durante 4 meses porque era muy caro para mí, que era una niña de 17 años totalmente dependiente de mis padres.
Luego me enamoré de quien es hoy mi marido. Cuando nos conocimos él hacía un año que tenía una Casa Egipcia, una casa de té. La idea y el sueño era decorarla toda como egipcia. Trabajábamos mucho allí y hacíamos todo: la limpieza, la comida…

Así empezó todo. Con mucho esfuerzo. Y poco a poco, con la danza, he descubierto que puedes disfrutar como un niño y a la vez, ser como una actriz. Si tienes miedo, puedes huir de él. Si te sientes débil, puedes luchar contra ello. Este ejercicio con el tiempo01011162-1 te cambia a ti misma. Es como adquirir algo nuevo y una vez se despierta, te añade una cualidad más.

Esto es lo que quiero transmitir en mis clases: con la danza puedes conseguir hacer cosas que no creías posible. Esto lleva un tiempo porque es un trabajo de conciencia. La danza es un proceso de conocimiento que empieza con entender dónde pones los pies, cómo sientes el peso en el suelo, cómo puedes utilizar la conexión con la tierra para obtener los movimientos arriba. Yo creo que el secreto está abajo, en cómo sientes la energía del suelo.
Y con esto puedes conseguir lo que quieras. Las egipcias son así. No hacen nada con esfuerzo. Es todo muy natural. Y esto es lo que trato de enseñar en mis clases.
ADO- ¿En qué ciudades has impartido talleres?
Lulu- En Brasil, Argentina, Chile, Egipto (el año pasado), Noruega, Suecia, Suiza, España, Portugal, Islandia, Dinamarca, Japón y este año estoy invitada a Alemania. También me han invitado a Australia y a Singapur. Después de este viaje también iré a EEUU por primera vez como maestra: Florida, Miami, New York, Boston y Chicago.
lulu34ADO – ¿Qué diferencias encuentras en las alumnas según el país?

Lulu – Todas tienen en común el encantamiento con la danza árabe. Algunas te reciben con más calidez y otras son más frías. Por ejemplo en Noruega son muy tímidas. En Suecia también son muy reservadas y protegen mucho su espacio por la competencia…Las europeas del norte creo que tienen que trabajar más para alcanzar la calidad y la calidez porque su cultura no trae adentro un conocimiento previo que pueda ayudar en esta danza.

En España por ejemplo está el flamenco que a mí me encanta. Aunque creo que es una técnica opuesta a la danza del vientre: si ganas en flamenco pierdes en danza oriental, y al revés.
ADO – Te sigues formando y para ello viajas a Egipto, ¿verdad?

Viajo a Egipto todos los años para tomar clases con los maestros de allí. Conozco a casi todos: Raqia Hassan, Farida Fahmy, que es como una madre para mí, Mahmoud Reda, el padre del folklore, Shokry Mohamed, un maestro muy generoso que tiene su escuela en Madrid, Faruk Mustapha, Aida Nour, Dina… son tantos, no quiero olvidar a nadie…

Cada año en Egipto la danza se está modernizando mucho. Tanto, que quiero recibir clases de los “antiguos” maestros. No quiero con los modernos porque no sé lo que es,  pero hay algo que se está perdiendo y tenemos que ir antes de que se pierda del todo.
ADO- ¿Por qué crees que cada vez hay más chicas que quieren aprender la danza oriental?

Cuando yo llevaba dos años enseñando mi marido me dijo que aprovechara bien porque esto se iba a acabar… en diciembre hará 22 años desde la primera vez que empecé a

estudiar y no sólo no se acaba, ¡sino que sigue creciendo!
Y creo que es normal porque la danza fomenta la feminidad, la gracia, la expresión y el amor como una forma de comunicación. Por eso tantas mujeres se sienten atraídas por esta danza sin saber exactamente por qué. Esta danza solamente trae beneficios.
ADO – ¿Qué diferencias hay entre Lulu bailarina y Lulu maestra?
Lulu- Cuando estoy en un escenario estoy disfrutando, jugando, puedo hacer lo que quiera porque nadie tiene que seguirme. Cuando estoy en clase, estoy trabajando.
ADO- Para acabar, te pedimos un consejo para las alumnas de danza oriental…
Lulu- El camino de la danza es como una carretera sin mapa. Cuando empiezas a andar en ella no sabes lo que va a haber. Algunas tienen una expectativa muy grande y se decepcionan porque no llegan donde quieren.
Para mí, el secreto es que nunca pensé en llegar a donde he llegado. Es un camino lleno de sorpresas, lleno de tristezas y también de alegrías que compensan todo el sufrimiento. El consejo es que no lo dejes. Porque hasta el final de tu vida vas a seguir ganando cosas con la danza.
Como he dicho antes, vengo de una familia sencilla y hoy viajo por todo el mundo para dar clases. Todo vale la pena.

Apenas dos horas después de concedernos esta entrevista, el escenario de la Sala Luz de Gas de Barcelona se llenaba de danza oriental con Munique Neith y su compañía Yala Bina. La invitada de honor: Lulu Sabongi.

El espectáculo incluía actuaciones diversas con una selección musical muy variada. Bailarinas solas que se acompañaron de velos, velas… actuaciones en grupo, un aplaudidísimo solo de Munique con

percusión en directo que animó a todos los asistentes… y la aparición en el escenario de Lulu Sabongi en tres ocasiones. Tres interpretaciones con las que pudimos apreciar el estilo impecable de Lulu, su magia y la gran energía que desprende llenando todo el espacio.

No hay imágenes ni palabras para describirlo porque es una sensación que hay que experimentar en primera persona.

¡Qué afortunadas debían sentirse las chicas que asistían como público y que al día siguiente iban a ser sus alumnas en el intensivo que ofreció!

Para aquellas que nunca la han visto en directo… ¡atentas si vuelve el próximo año! Y como dicen que no hay 2 sin 3, esperemos que Munique vuelva a invitarla por tercera vez a Barcelona.
Munique, ¡gracias por invitarnos a descubrirla!

Deja un comentario


 Powered by Max Banner Ads