Powered by Max Banner Ads 

Entrevista a Ling Shien Bell (grupo HELM)

grupo helmPor Marga Gómez

El pasado festival Solstice, entrevistamos a Ling Shien Bell, componente y compositora del grupo Helm y una de las “impulsoras” del Festival Solstice de Gerona, a cuya cita tampoco faltarán este Solsticio de Verano de 2008.

Ling Shien es la compositora de casi todos los temas de Helm, una formación estadounidense dedicada a la música tradicional de Oriente Próximo, muy conocida sobre todo en el mundo de la Danza Tribal Americana. Esta música francesa también es de alguna manera una de las “impulsoras” del Festival Solstice de Gerona, al que tampoco faltarán en 2008 para impartir unas clases magistrales de percusión para músicos y bailarinas, y ofrecer unos deliciosos conciertos al aire libre en las noches de este mágico Festival.

¿De dónde viene el nombre el Helm?

Helm significa sueño en árabe, es el título de una canción de Om Kolsoum que le gusta mucho a Mark. Y como a mí también me gustan los sueños, decidimos llamarnos así.

¿Cuándo tuviste tu primer contacto con la música oriental?

Fue cuando conocí a Mark. Antes, como crecí en Francia, sí había música árabe, pero no la escuchaba demasiado, creo que estaba en mi subconsciente pero no la conocía. Cuando conocí a Mark, él tocaba en clubs persas, en el Sur de Estados Unidos hay muchos persas que además tienen mucho dinero y tocaba cinco noches a la semana. Tocaba el “zarb”, un tambor todo hecho de madera y muy largo, por eso ves que las manos de Mark son muy delicadas, es un tambor que suena como la lluvia, es muy bonito. Yo me iba a estos Clubs para verle tocar y terminaba bailando con las señoras.

helm

He comprobado en tus clases que, aunque tú eres música, enseñas a tocar los crótalos bailando.

Es la forma de crear el puente entre músico y bailarina. Es esencial tener un conocimiento interno de los ritmos para que cuando bailen con músicos sepan qué ritmo está sonando en cada momento y sepan cómo acompañarlos. Es importante conocer los tiempos, por ejemplo esta mañana cuando explicaba el Saidi: cuatro “cincos” se cuentan en ocho, es decir que todo se canta en ocho, así que el cuarto y el quinto están un poco apretados “dum-tac-dum-dumtac” y eso es lo que le da la identidad al ritmo.

¿Trabajáis en base a la notación occidental o también utilizáis las notaciones orientales?

La notación occidental la uso para enseñar los ritmos. Muchas veces doy los ritmos con notas musicales occidentales, la línea de arriba es para una mano y la de abajo para la otra, porque la notación musical occidental es muy cómoda ya que inmediatamente se ve cuánto tiempo toma este toque u otro y se puede ver dónde cabe.

Mi marido Mark usa la notación que se utiliza para enseñar la percusión. Uno es un poco más mental y otro es más de sensibilidad y los dos se combinan bien.

¿Viajáis a países árabes para estudiar música?

Hemos viajado a Egipto varias veces. Estudiamos en el conservatorio. Muchas veces cuando ven que realmente te interesa y estás entregado a su música te abren las puertas. Pero hay que tomárselo con mucha calma, en el Conservatorio hay varios pisos y nunca llegamos donde está el profesor de “ney”, porque está´en el piso más alto (se ríe).

Yo no hablaba casi nada de árabe pero cantábamos las canciones y ellos estaban encantados porque veían que conocíamos su música. En el Sur de Egipto fuimos a la casa de Mohammad Mourad de los Músicos del Nilo, fuimos a su casa, tiene dos esposas y muchos niños. Tocamos para la primera esposa un tema de Om Kolsoum y le encantó, así que nos citó al día siguiente y cuando llegamos había un montón de músicos de la zona, tres rabavas, uno que tocaba una flauta de caña, un mizmar… También tocamos con ellos un buen rato y estaban encantados, son muy risueños.

También hemos estudiado música en Turquía. La música es muy diferente pero nos ocurrió igual cuando vieron nuestro interés y dedicación. Había un señor en el mercado que tenía una tienda de joyería pero era profesor de música, muy conocido allí. La verdad es que no entiendo por qué tenía una tienda porque no vendía nada… (ríe)… Escuchábamos las llamadas al rezo desde la mezquita y me explicó cada canto para cada hora del día… Me daba clases y no quería que le pagara porque estaba feliz.

En los talleres que estáis ofreciendo en este Festival Solstice son de ritmos egipcios y turcos. ¿Qué destacarías de una música y de otra?

Lógicamente la melodía marca la diferencia. Los turcos tocan más en “mi” y “la” y los egipcios en “re” y “sol”, tocan más bajo y los ritmos son más lentos. Por ejemplo el “chiftetelli” que es un ritmo turco que entró en Egipto, antes tenían un ritmo para la improvisación muy bonito, pero cuando los turcos entraron en egipto lo tomaron y en Egipto lo tocan más lento. La energía de la música turca es más alta, más positiva. Lo que me gusta mucho del estilo musical egipcio es que tiene mucho espacio.

¿Cuál es tu valoración de este Festival Solstice?

Muy buena. Las bailarinas españolas cogen las cosas muy rápidamente.

Deja un comentario


 Powered by Max Banner Ads