Powered by Max Banner Ads 

Tahia Carioca… una de las grandes de los años 40 y 50.

Las ganas de bailar y triunfar en los escenarios hace que una joven Tahia se aleje de su respetada y acomodada familia, para ir a buscar la fama a la capital de Egipto. Protegida por una antigua vecina de su pueblo natal que trabajaba en el mundo de la farándula, conoce a la famosa Badia Masabny, dueña de un club nocturno más importante de la época.

En esa época tomó como nombre artístico Tahia Mohamed, pero cuando comenzó a destacar por la fusión que hacía con la samba, fue rebautizada como Tahia Carioca.

Así, esta hermosa bailarina para la época, alegre, con facultades para el canto y con una personalidad encantadora, se fue convirtiendo en una formidable bailarina del equipo de Badia Masabny.

Una gran mayoría de personalidades de la industria de la música y la danza coinciden en que Tahia refinó la danza egipcia, llevándola a un nivel artístico nunca antes alcanzado, comparable con las artes admiradas por las clases sociales más altas, a pesar de haberse atrevido a introducir los ritmos brasileños en su danza. Supo convencer a su percusionista Zaki para combinarlos con los ritmos egipcios en su tabla, algo que hizo que pronto se le conociera como Zaki Carioca.

Tahia comentaba que el origen de la danza egipcia se hallaba en el Antiguo Egipto y que una prueba de ello eran los jeroglíficos y pinturas de las paredes de los templos, utilizándose como una forma de alabanza a los dioses.

Poco a poco, la fama de Tahia fue creciendo, comenzando a bailar como solista, a ser protagonista de varias películas en el cine y a ser aclamada en fiestas sociales de la alta sociedad, un lugar donde supo relacionarse y mantener excelentes contactos, gracias a su formación y a su manejo tanto del inglés como del francés.

En 1955 participó en la película “Juventud de una mujer” que ganó el premio a la mejor película extranjera en el Festival de Cannes.

Dicen que se casó hasta 14 veces, con estrellas e importantes, hombres de negocios… Pero nunca tuvo hijos, algo que la entristeció hasta sus últimos días. Sin embargo, esto hizo que se involucrara mucho con sus sobrinos y la familia; además, jugó un papel importante ayudando al pueblo egipcio durante la última guerra mundial, recogiendo en su nombre gran cantidad de donativos y ayudas. Fundó un grupo teatral en el centro de El Cairo.

En su danza descata el uso de la cadera, tanto vibraciones como golpes y ondulaciones. Sus brazos enmarcan la figura, pero no utiliza sus muñecas o manos para darle expresividad al baile, recurso que se comenzó a utilizar muchos años después. En cambio, sí combina movimientos de hombros y pecho. Utiliza pequeños pasos árabes y giros para cambiar de lugar. Su danza es suave, sin grandes desplazamientos repentinos, ni movimientos bruscos.

Deja un comentario


 Powered by Max Banner Ads