Powered by Max Banner Ads 

Bailarina Nagwa Fouad

Nagwa comenzó a ser conocida como bailarina en los 60, en Egipto. Pero fue en las dos décadas siguientes cuando llegó a la cima. En los setenta, fue una de las bailarinas más cotizadas del mundo árabe, siendo portada de revistas egipcias como “Al Kawakeb” (1966). Ella era sobre todo, una apasionada de la danza, una vez dijo “Ser una bailarina, una respetada y famosa bailarina, fue mi sueño desde que tenía seis años cuando comencé a bailar…”

Nacida en Alejandría (Egipto, 1943) con el nombre Awatef. Su padre, egipcio y su madre, palestina. Su madre murió a los pocos meses después de su nacimiento, y el padre volvió a casarse con otra palestina. Antes de cumplir los 15 años, Nagwa se escapó y huyó a El Cairo con sólo unas monedas en el bolsillo. Al llegar al El Cairo, trabajó como telefonista en la Agencia Orabi, agencia que movía las estrellas del cine egipcio. Admiradora de Naima Akef, quiso seguir sus pasos.

Su trabajo en la agencia Orabi fue su primer paso en su carrera artística hacia la cima, ya que “Cuando Orabi me vio danzar, me persuadió para que alquilara un vestido de bailarina por 50 piastras y subiera al escenario”. Nagwa se hizo conocida como bailarina en 1959.

Al tiempo, comenzó a bailar en el “Sahara City”, un famoso club nocturno a los pies de las Pirámides, nombre que también puso al disco con su selección de música. Tiempo después, comenzó sus actuaciones en un club más glamuroso: “Auberge Des Pyramides”. Posteriormente, su carrera dio un giro total, ya que dejó los clubs trabajando para teatro, cine y televisión.

Se casó con Ahmed Fouad Hassan, un talentoso violinista y compositor. Ahmed le ayudó aparecer en el programa más popular de los 70: “Adwoua Al Madina” (Luces de la Ciudad), donde desfiló junto con superestrellas como Abdel-Halim Hafez, Fayza Ahmed, Shadia y Sabah.

Nagwa dijo: “Hassan era 17 años mayor que yo, pero lo necesitaba. Él maduró mi talento de aficionada… Me enseñó la importancia de estudiar y trabajar en mi talento si yo quería ser una gran estrella. Me entrenó en la Escuela de Danza Nelly Mazloum y luego me uní a la Compañía Nacional de Danza para estudiar folclore con profesores rusos”. Pero Fouad Hassan quería tser padre, t Nagwa no. Se divorciaron a los 6 años de matrimonio.

Cuando el compositor Mohamed Abdel Wahab escribió para ella “Qamar Abaa-tashar” (Luna Azul), Nagwa Fouad alcanzó la cima de su carrera. Era 1976. Su gran creatividad y el deseo de innovar hico que quisiera cambiar la forma clásica de presentar numeros a escena. Creando coreografías, incluyendo elementos dramáticos que hasta entonces no se habia hecho.

Ella misma contó: “Me fue posible combinar la Danza Oriental de Tahiya Carioca y Samia Gamal con el estilo acrobático de Naima Akef, y creé un espectáculo de escenario que se parecía más a una pieza dramática”. Nagwa formó su propia compañía de danza con la que trabajó durante poco tiempo, porque se retiró de la danza para ser actriz. Bailó y actuó pero finalmente se convirtió en productora cinematográfica.

httpv://youtu.be/zuALxe26wLU

httpv://youtu.be/fZgzrthE_AU

httpv://youtu.be/DyGQLfgJiNo

httpv://youtu.be/Bwr_dfux86U

httpv://youtu.be/blJx5D6w808

httpv://youtu.be/xeR1CJLSqpQ

Deja un comentario


 Powered by Max Banner Ads