Powered by Max Banner Ads 

35º FESTIVAL DE CINE DE EL CAIRO

El más importante de África y el Mundo Árabe, una isla junto a Tahrir.

La ceremonia de entrega de premios del 35º Cairo internacional Film Festival fue cancelada a causa de la fuerte agitación política suscitada en Egipto, primero, por la firma, por parte del Presidente Mohamed Mursi, de un decreto que en el que se atribuía poderes por encima de la ley y, a continuación, por la elaboración contra reloj de un texto constitucional sin la participación de los partidos de la oposición (laicos); texto que mantiene los principios de la sharia como principal fuente de legislación e ignora la igualdad de la mujer; Establece  el mandato presidencial en un máximo de ocho años, pero prorrogando los privilegios de los militares, que ocuparían la cartera de Defensa, seguirían juzgando a civiles y mantendrían su blindaje frente al poder legislativo amparados en el secreto de su presupuesto.

Una rueda de prensa con la presencia del Presidente del Jurado, el italiano Marco Müller, reemplazó la gala suspendida. El ministro de Cultura  Shaker Abdel Hamid que participó en la Gala Inaugural del Festival en el Opera House, excusó su presencia “dadas las circunstancias y los acontecimientos que tienen lugar en el país…”. Los asistentes dedicaron un minuto de silencio para rendir homenaje a los caídos durante la revolución, con mención expresa a las seis muertes sucedidas en los alrededores del Palacio Presidencial, dos días antes; Y los cantos que habitualmente se corean en la Plaza de la Revolución -Tahrir- llegaron al edificio de la Opera House, sede principal del Festival.

El Jurado del Concurso Internacional de Largometrajes tomó sus decisiones por unanimidad. En esta 35 edición, el jurado decidió no otorgar el Premio al Mejor Director, el Premio Wahba Saad Eddin al Mejor Guión y el Premio Youssef Chahine a la Mejor Contribución Artística. Decidiendo los siguientes premios:

La Pirámide de Oro a la mejor película fue para  Rendez-Vous en Kiruna , dirigida por la francesa Anna Novion. Un  sencillo y conmovedor relato de un hombre en busca de convertirse en el padre que nunca fue…

La Pirámide de Plata, Premio Especial del Jurado fue otorgado a  L’industriale , del italiano Giuliano Montaldo, un drama sobre una fábrica al borde de la quiebra en el norte de Italia. Por la transformación de nuestra crisis económica contemporánea en una tragedia verdaderamente moderna…

El Premio de la Crítica Internacional “Shadi Abdel Salam” a la mejor ópera prima fue otorgado a los directores venezolanos Luis Alejandro y Andrés Eduardo Rodríguez por su película  Brecha en el Silencio . Por la descripción oportuna, sensible y conmovedora de un asunto familiar importante… Y su protagonista, la venezolana Vanessa Di Quattro,  recibió el Premio a la Mejor Actriz por su interpretación de una adolescente  con discapacidad auditiva, explotada por su madre, que  trabaja en una empresa textil.

Marian Dziedziel ganó el Premio al Mejor Actor por su papel protagonista en el drama polaco Jerzy Domaradzki –The Fifth Season of the Year- Por su actuación rica y sutil de un hombre de mayor edad, en una evolución futura de su vida…
El Premio  Naguib Mahfouz a la Mejor Película Árabe fue para Les MécréantsLos Malhechores- del director marroquí  Mohcine Besri, por su alto valor artístico,  invitando al diálogo, la convivencia y la aceptación del otro…

El Premio Plaza Tahrir a la mejor película de promoción de valores y derechos humanos fue otorgado a Rose, del director polaco Wojciech Smarzowski. Un drama bélico ambientado en la inmediata posguerra, en Masuria, una región de mayoría étnica germana que fue anexionada por Polonia al finalizar la Segunda Guerra Mundial…

IMPORTANTE PRESENCIA IBEROAMERICANA

Además de la doblemente premiada Brecha en el Silencio, el evento egipcio, también proyectó las cintas venezolanas Piedra, papel o tijera de Hernán Jabes (Historia  en torno a dos familias que pertenecen a estratos sociales distintos que verán cruzados sus destinos, después de que ambas cometan acciones morales cuestionables…) y Er relajo der loro de John Petrizzelli (La historia de Venezuela, desde los años 50 a Chávez, desde la visión de un loro, mezcla de humor y sarcasmo…)

 

También Brasil contó con tres largometrajes, Essa Maldita Vontade de ser Pássaro de  Paula Fabiana y Adrian Steinway (Una bailarina clásica que termina en un cabaret, un violonchelista buscando venganza, un transexual maduro olvidado, un amante esclavo de su obsesión…); Boa Sorte Meu Amor de Daniel Aragão (Un discurso sobre las raíces de la clase oligárquica de Pernambuco, a través de la relación de una estudiante de música y un empresario de la construcción, especializado en demoliciones. Una crítica a la negligencia con los edificios históricos…); y A Ultima Estação de Marcio Curi (1950. El joven libanés Tarik abandona su país en busca de una vida mejor en Brasil, llegando al puerto de Santos cae al mar y rescatado por Alí, otro joven libanés. Décadas más tarde Tarik, en compañía de su hija –que declina seguir los ideales religiosos y de comportamiento inculcados por su padre- viaja por el nordeste brasileño en busca de Alí…)

 

De Méjico llegó No quiero dormir sola de Natalia Beristáin (Amanda es incapaz de dormir sola. De día es una mujer tranquila y ordenada, y de noche encadena amantes que la ayudan a superar la oscuridad. Su estilo de vida se trastoca el día que tiene que hacerse cargo de su abuela Dolores, una actriz retirada que baña en alcohol los recuerdos de sus glorias pasadas…); Del Cono Sur, la película chilena Aquí estoy, aquí no… de Elisa Eliash (Gordo y deprimido tras ver morir a su mejor amigo, el periodista Ramiro Hidalgo es contratado para escribir la biografía no autorizada de Ana Patricia Ahumada Jones, una leyenda del rock chileno…); De Guatemala, en coproducción con España, Chile y Alemania, Polvo de Julio Hernández Cordón (Un hombre indígena, conociendo al responsable de la desaparición de su padre, guarda silencio y convive con el deseo de venganza, mientras participa como personaje en un documental sobre la posguerra en Guatemala…); y, por primera vez en El Cairo, una cinta de Puerto Rico, I am a Director de Javier Colón Ríos (Una inteligente y muy divertida crítica al cine de Hollywood, donde el bajo presupuesto queda ampliamente rebasado por  grandes dosis de ingenio y originalidad…)

 

España estuvo representada por media docena de largometrajes, SOLEI-MAN de Mohamed El Badaoui, director nacido en Al Hoceima y afincado en Madrid (Soleiman es un pescador de una isla  del norte de Marruecos (Al Hoceima). Vive con su esposa, Aisha, y su hijo Ismael, enfermo de cáncer. Soleiman y Aisha forman una familia feliz … hasta que aparece Eva y es cautivada por Soleiman…); Vilamor del cineasta Ignacio Vilar (Galicia, 1977. Un joven altruista lleno de buenas intenciones, se topa con una comuna libertaria instalada  en las inmediaciones de su aldea, dejándose seducir por el ideal de un estilo de vida alternativo,  recuperando la aldea perdida de Vilamor. Sin propiedad privada, con amor libre, trabajando la tierra y en total comunión con la naturaleza, el sueño comienza a hacerse realidad…); Dictado de Antonio Chavarrías (Thriller psicológico. Julia, tras quedarse huérfana, es acogida por Laura y Daniel, un amigo de la infancia de su padre. La presencia de la niña va haciendo que Daniel se sienta desplazado, su malestar aumenta cuando empieza a sentir como amenazas algunas de las acciones de la niña y ella comienza a desvelar las claves de un pasado terrorífico que él había enterrado…); Los pasos dobles de Isaki Lacuesta, Concha de Oro en San Sebastián 2011 (En el paisaje del País Dogón y sus gentes, un relato múltiple y cruzado, a través de un viaje y  la búsqueda de un búnker secreto como símbolo del misterio, reinterpretando los datos dispersos de la biografía de François Augiéras, la rica tradición oral africana con la fisonomía de sus pobladores, con la colaboración de pintor Miquel Barceló…); Un suave olor a canela de Giovanna Ribes (Valia es una mujer joven, solitaria e introvertida, una creadora de espacios visuales y escritora que ha sido aclamada por la crítica intelectual, vive separada de lo que está sucediendo en realidad, como observadora, pero a partir de que le detectan cáncer su vida cambia…); por último, Ali, la ópera prima del sevillano Paco R. Baños (Candidata a los Premios Goya 2013, una muestra del excelente cine independiente que se realiza en nuestro país. Un cuidado guión que encadena guiños y códigos a tutiplén, interligando las escenas, con generosa frescura al ritmo de una música determinante, original y muy acertada. La historia, espejo de los tiempos que corren,  pivota sobre las relaciones de la protagonista adolescente, Ali, con su madre -sus novios y sus depresiones-  y, como consecuencia, su miedo a enamorarse de Julio…Una película que promete una dilatada existencia).

ULTIMO FESTIVAL DEL CALENDARIO DE 1012 (FIAPF)

El Cairo Internacional Film Festival, uno de los 14 certámenes Clase A, junto con los de  Berlín, Cannes, Sanghai, Moscú, Karlovy Vary, Locarno, Montreal, Venecia, San Sebastián, Varsovia, Tokyo, Mar del Plata e India, volvió a la escena internacional después del impase del año anterior, como consecuencia de la Revolución, exhibiendo 174 películas de 64 países.

 

Si la organización del Festival hubiera tenido oportunidad, probablemente hubiera suspendido la 35º edición; pero las protestas en la Plaza Tahrir el pasado 27 de noviembre coincidían con la llegada de los invitados internacionales –alrededor de 200- y se resolvió retrasar un día la Gala Inaugural -dedicada a “los mártires de la Revolución del 25 de enero” que logró poner fin a la era Mubarak tras 18 días de protestas- y, como consecuencia, el resto de las actividades del calendario corrieron una fecha.

El Festival Internacional es un evento de primera magnitud, el más importante de África y del Mundo Árabe, del que Egipto no debiera prescindir. Coincidentemente, los revolucionarios están luchando también por la supervivencia del Festival; pues si finalmente se impone la Constitución que propone Mursi, difícilmente esta valiosa Muestra pueda escapar a la censura.

Ante la ola de protestas la ola de protestas contra el decreto aprobado por Mursi y mediante el que el presidente ha ampliado sus poderes, al menos seis de sus asesores han dimitido. El periódico estatal Al Ahram ha identificado a  Seif Abdel Fatá y y Ayman el Sayyad, y  la agencia Reuters identifica a un tercero, Amr al Leithy.

La tensa actualidad política acabó por afectar al Festival y el director egipcio Wael Omar retiró -en protesta por la violencia policial- In Search Of Oil and Sand –En Busca de Petróleo y Arena-, documental codirigido con Philippe Dib (UAE), presentado a  concurso en la sección de Cine Árabe;  el escenógrafo Ansy Abu Seif se negó a aceptar un premio honorífico del Festival en protesta por la reciente declaración constitucional y el proyecto de la controvertida Constitución; y el Sindicato de Profesionales de Cine emitió un comunicado en solidaridad con Abu Seif y expresó su rechazo a las cláusulas del proyecto de constitución que limita la libertad de expresión y la creatividad. Así todo, una muestra artística internacional de esta envergadura no deja de ser un estupendo canal de comunicación con el mundo, que merece ser preservado y abrirse tanto a la audiencia del gran público, como a los jóvenes creadores egipcios.

Deja un comentario


 Powered by Max Banner Ads