Powered by Max Banner Ads 

Los beduinos

burka+desiertoEl nombre “beduino” deriva de la palabra árabe bedu, que significa nómada. La mayoría de los beduinos se organizan en tribus que hablan badawi y viven en el desierto.

Las conquistas árabes del siglo séptimo provocaron que los beduinos se expandieran rápidamente por muchos países árabes. A parte de las afiliaciones tribales, existen pocas diferencias entre unos y otros. Los localizamos en distintas áreas. Por ejemplo, en Egipto, los  twaras, tiaahas y los jebeliyahs emigraron a la península del Sinaí y otras tribus se asentaron a lo largo del norte del Desierto de Sahara. En el extremo occidental del mismo, están los beduinos de Mali, cerca de la frontera de Mauritania. En el área central de Argelia están los chambas. En el norte de Libia, viven más 22.000 beduinos kufras; y en el centro del país, viven más de 30.000 riyahs. Más de 500.000 sanusis están en Libia oriental; y en la costa mediterránea, se encuentran unos 28.000 sirticans. Y, por último, en Túnez, se concentran en el centro y sur del país.

Hay dos clases sociales básicas. Una, los “verdaderos beduinos”, que viven como pastores nómadas; y otra, son los beduinos que han adoptado la agricultura y se les conoce como fellahin, los cuales llevan una vida más estable en el desierto. Durante el invierno, aumenta su dedicación al comercio en caravanas, mientras que en el verano se quedan en una zona determinada. Hoy en día, muchos beduinos se han convertido en semi-nómadas, emigran con sus manadas y a la vez mantienen en alguna forma una agricultura estable. Otros, han tenido que tomar trabajos asalariados, estableciéndose en un lugar, lo que hacia años estaba considerado como una contradicción a su forma de vida.

La ECONOMÍA de los beduinos se basa principalmente en el ganado y en la agricultura; de ahí, su constante búsqueda de agua y tierras fértiles. Es sorprendente ir por el desierto del Sinaí, y ver cosechas el lugares donde aparentemente no parece que pudiera crecer nada. Su fuente principal de alimentación son productos lácteos, pan de ázimo de trigo, dátiles y frutas de los oasis del desierto. Cada grupo beduino tiene su zona bien definida y ésta es conocida por el resto de los grupos.
La mayoría de los beduinos vivían en tiendas bajas y rectangulares, hechas con tejido de camello o de cabra; aunque en la actualidad, muchos de los que han dejado de ir de un lugar a otro, han optado por las casas fabricadas de adobe. La mitad de la tienda (o casa) es de uso exclusivo de los hombres e invitados, y el resto de las mujeres, los niños y los ancianos. Las mujeres hacen la mayor parte del trabajo de la casa y de la propia conservación de la tienda/casa, mientras que los hombres se dedican a los asuntos de la comunidad. Cuando se divorcian, las mujeres se quedan la tienda y el hombre el ganado.
Las sociedades beduinas se organizan por el grado de parentesco. La familia es la unidad más pequeña, le sigue el clan y luego la tribu.

La RELIGIÓN que siguen la mayoría de los beduinos es la sunnita; aunque los menos adoptaron la corriente chiíta, que gracias a sus principios más “libres”, algunos llegaron al sufismo, De todas formas, algunos grupos continúan con la creencia tradicional de los jinnis; que son, según la leyenda musulmana, capaces de tomar formas humanas o animales y ejercen influencias sobrenaturales sobre los hombres.

LOS HOMBRES BEDUINOS
En la actualidad, los hombres visten principalmente una túnica gris o blanca de algodón, llamada thawb. Debajo de la túnica, llevan pantalones tradicionales del mismo material, abrochados a la cintura con un cordón de lana.
Tradicionalmente utilizaban estos pantalones junto a camisas amplias de algodón, las cuales eran de manga larga y estaban abiertas en el frente y afianzadas con cinturón de cuero. Era, en el lado izquierdo del mismo, dónde colgaban un puñal y, en ocasiones, llevaban un sable o espada.
Durante el invierno, llevan un abrigo negro llamado dinyah, hecho de piel de cabra y oveja. Para cubrir la cabeza, utilizan el al´uqda, un pañuelo de tela ligera y blanca, que pliegan en forma de triángulo, lían alrededor de la cabeza y dejan caer las esquinas cubriendo los hombros. En el sur del Sinaí, los hombres suelen usar turbante.
bk01cLAS MUJERES  BEDUINAS

Las mujeres se llevan la peor parte contra el calor, ya que tradicionalmente los vestidos que llevan son largos y de color negro; aunque la mayoría del tiempo permanecen en las tiendas o en las casas, encargándose de sus tareas. Los vestidos negros también son de algodón, y los bordan con hilos de fuertes colores y con preciosas unidades decorativas.
Las mujeres en edad de casarse, indican su predisposición por el

color gracias a sus bordados. El rojo es el color para las mujeres casadas y el azul, para las vírgenes.
Ellas también envuelven su cintura con cintas de lana, que suelen ser blancas o escarlatas. Cuando las mujeres salen a la calle, cubren su cabeza y cuerpo con un pañuelo negro llamado kinaa o khurgah, que tienen los extremos bordados como los vestidos. Algunas mujeres jóvenes visten alwqayah, que son pañuelos de tela roja, que cubre la mitad de la espalda y la esquina posterior está decorada con monedas de oro y plata. Las chicas colocan las monedas en línea, para indicar su edad. Así pues, cuando tienen 3 filas, significa que están en edad de casarse.
COLGANTEAlgunas mujeres beduinas cubren sus cabezas con un pañuelo llamado sarkough, que destaca por su decoración elaborada con abalorios, botones y conchas marinas.

Según la tribu en la que vivan, sus velos (khimars) serán diferentes. Cuando están casadas tapan sus rostros totalmente, excepto sus ojos. La zona de la frente la decoran con una cinta en tela de colores, normalmente roja, que forma parte de la máscara o burkha. De su centro cae una fila de monedas colgadas en hilera de oro (por ejemplo) y a los lados caen otras filas de monedas de plata colocadas de igual forma. De la misma máscara caen cintas con abalorios de colores (shamarikn) y monedas (zingan). Cuando vemos un abalorio azul, significa que esa mujer está protegiéndose contra la mirada del diablo, y a su vez, le proporcionará amor y reconocimiento del grupo.
Una beduina muestra su grado de riqueza en proporción a la cantidad de monedas de oro o de plata que lleve en su velo o máscara. En ocasiones, es vergonzoso llegar a la necesidad de tener que venderlo o reemplazarlo. Cuando la tela está muy desgastada, sustituyen ésta por otra nueva, pero la decoración de abalorios y monedas permanece intacta.
La mujeres tienen por costumbre preparar desde muy jóvenes los vestidos para la boda. Suelen distinguirse de los vestidos ordinarios en que las mangas son triangulares, y cada vértice alcanza la parte baja del vestido, llamado birdan.

Texto y Fotos: Leena Qadi | www.leenaqadi.es

Deja un comentario


 Powered by Max Banner Ads