Mata Hari, la bailarina espía

matahari3Su verdadero nombre era Margaretha Zelle. Nació en el norte de los Países Bajos. Con 18 años se casa con un oficial de marina y se van a vivir a Java (Indonesia), entonces colonia holandesa. Allí se acercará a la danza y música de la región. Tras su separación y la muerte de uno de sus hijos, se muda a París donde comienza a actuar en un circo bajo el nombre de Lady Macleod.

Poco a poco, su nombre se fue conociendo por todos los rincones de París y comenzaron a haber auténticas pugnas por conseguir localidades de las primeras filas en sus espectáculos.

El 13 de marzo de 1905, los concurrentes al Musée Guimet quedaron sorprendidos por la actuación de una bailarina que se hacia llamar Mata Hari, palabra de Indonesia cuya traducción literal es “Ojo del Día”, pero que viene a significar “Sol”. El baile era vagamente evocativo de lo que un europeo de entonces pensaba que era una danza oriental, pero eso era lo menos importante: Mata Hari se iba quitando uno a uno sus ropajes, hasta quedar vestida solamente con una malla color piel (pero nunca se desnudó por completo).

Mata Hari decía ser una princesa de Java, descendiente de una familia de sacerdotes indios, y que desde niña fuera iniciada en los misterios de las danzas sacras del Indostán. La historia, con diferentes matices y agregados cada vez más fantásticos, fue repetida en las diversas capitales europeas adonde la llevó el éxito.

Porque Mata Hari tuvo gran éxito en esa primera y frívola década del siglo XX que se recuerda con el nombre de Belle Epoque, en Francia y Era Eduardiana, en Francia.

La explícita sexualidad de su danza era toda una novedad para un público que había crecido en medio de la moralina del período victoriano, y le abrió las puertas de los salones más refinados de París, Madrid, Milán, Viena, Berlín… A su vez, también le abriría las puertas de muchas alcobas, en especial de las de personajes ricos y militares. La pobre holandesa venida a menos era ahora una mujer deseada por muchas de las figuras más importantes de Europa. Mujer en un mundo de hombres, se sintió por fin la dueña de su destino.

mata-hari-agent-h21Mata Hari, una “mujer fatal” que remueve un universo masculino supuestamente estable, desafía con arrogancia un sistema de valores dominado por el hombre. De ahí que Mata Hari entre en el inventario de mujeres como Gilda, Marilyn o Lolita… Atractiva y temible a su vez, suscitando tanta pasión como terror, fascinante y destructiva, sensual y calculadora, fría y ardiente, complaciente y transgresora, ambivalente hasta el límite, la mujer fatal se ampara siempre en la noche enfundada en trajes negros.

Llevada al cine en múltiples ocasiones, este es el icono que prevalece en el inconsciente colectivo el de la doble espía durante la primera guerra mundial. En cuanto a ello, una de las mejores interpretaciones es la de la francesa Jeanne Moreau en los años sesenta, aunque una de las más promocionadas fue la de Greta Garbo.

Con los años Mata Hari, va perdiendo su juventud y empieza a vivir más de su fama pasada que de bailarina, y llega a convertirse en una cortesana de famosos y altos cargos militares.

La antropóloga y autora Shipman, en su libro ‘Mujer Fatal: Amor, mentiras y la desconocida vida de Mata Hari’, señala que el estatus de Mata Hari en 1917 era similar al de Marilyn Monroe en la década de 1960: era reconocida en todas partes y considerada como la mujer más atractiva y deseada de Europa.

“Ésta es una de las razones por las que es tan ridículo pensar que era una espía. No podía pasar desapercibida (…). No podría servir de ayuda, sino que atraería toda la atención”.

En 1917, siete meses antes del final de la “Gran Guerra”, fue sometida a juicio en Francia, acusada de espionaje. Se le acusó de ser una agente doble para Alemania. Fue declarada culpable sin pruebas concluyentes y basadas en hipótesis sin pruebas que hoy en día no darían ni lugar a un juicio.

Fue ejecutada por el pelotón de fusilamiento el 15 de octubre de 1917. Corría el rumor que Mata Hari lanzó un beso de despedida a sus ejecutores y que, de los 12 soldados, sólo acertaron curiosamente 4 disparos, uno de ellos en el corazón.

Su cuerpo se empleó para el aprendizaje de anatomía de los estudiantes de medicina, como era se solía hacer a los que se les consideraba criminal. Su cabeza embalsamada permaneció en el Museo de Criminales de Francia hasta que en 1958, desapareció seguramente robada por un admirador.

Margaretha Geertruida Zelle siempre proclamó insistentemente su inocencia, hasta el último instante.

Mata-Hari.jpg-5844Hoy por hoy, la tesis más extendida sobre el caso Mata Hari es que, aunque reveló algunos datos sobre ciertos movimientos alemanes sin importancia, fueron siempre irrelevantes debido a la nula preparación de Mata Hari como espía, aunque llegó a ser acusada por Francia de haber sido entrenada en Holanda en una escuela para tal fin.

En realidad, Mata Hari fue una cortesana de la época, que aceptó encargos de esta índole con tal de poder seguir con su alto ritmo de vida y asistir, en territorio de guerra, a su joven amado herido en combate. Quienes han estudiado este personaje dicen que en realidad, se tomó esta labor como un juego, no siendo consciente de que el mundo había cambiado después de 1914.

Reportaje:

httpv://youtu.be/lUgVW4xk_zA

Greta Garbo como Mata Hari:

httpv://youtu.be/mwJHfSvozWY

Deja un comentario