Carmen París por Gaza

Un concierto a favor de las últimas víctimas en la franja de Gaza, acaso sea el concierto más destacado de este fin de semana. Por dos motivos: por la importancia de su cartel, encabezado por la genial Carmen París, y por el fin en sí mismo, recaudar fondos para llevar a los necesitados hospitales de Al-Audah y El-Shifa, en plena zona del conflicto.

La artista que ha llevado más lejos la jota arrimándola a otros géneros extraños a ella como el jazz, los ritmos caribeños y africanos, no estará sola en ese concierto solidario de la tarde del domingo. París, que ha estado en alguna ocasión viviendo en persona la situación de los refugiados palestinos en Cisjordania, compartirá escenario con el cantautor Diego Cantero, reconvertido ahora en el proyecto de nombre Funambulista; y con las coreografías árabes de Alif.

Pero hasta que llegue ese momento, ese mismo escenario habrá sido pisado por dos cantautores de generaciones y orígenes diversos, pero con el compromiso con la palabra en común. Hoy el gaditano Carlos Chaouen, y mañana el argentino Rafael Amor. Próximo a cumplir los 40 años de edad, Chaouen pasa por ser el más destacado de los cantautores de su generación. Textos comprometidos con su edad y su entorno social y muchas miradas al rock, mientras que Amor encarna al viejo cantor de guitarra y garganta llegado a España en los setenta disconforme con la situación de entonces en su país.

En el Berlín, esta noche el flamenco suena caribeño y latino con Sonia Cortés, que adapta a su estilo desde clásicos del swing hasta boleros como Dos gardenias. El saxo del veterano Pedro Iturralde no parece que remita su fuerza a pesar de la edad. Se tira dos noches en Clamores, como hace unos días hizo en otro local jazzero de este Madrid que anda escaso en agosto de música en directo. Sin embargo, la periferia bulle en fiestas programando conciertos de escaso riesgo artístico pero de probada eficacia comercial. Loquillo, por ejemplo, que el domingo pasado colapsó los castizos Jardines de Las Vistillas al cierre de las fiestas de la Paloma, comparecerá mañana en las de Alcalá de Henares, precedido por un grupo de la localidad, Ruta 57. Al día siguiente Malú ocupará su lugar.

En las de Robledo de Chavela, hoy mismo, un Sergio Dalma ya maduro se afana por seguir cantando como los ídolos de corte italianizante que seducían con su porte y voz rota a las adolescentes de los 70 y 80. Mañana le toca a Modestia Aparte y su pop ligero y ñoño para niños bien.

Pero por extraño que parezca, hay estrellas emergentes de tierras lejanas que también recalan en el Madrid vacacional. Desde Filadelfia viene el cantautor Kurt Vile con el grupo The Violators, que será teloneado por el australiano Mick Turner. Vile formó parte de The War On Drugs, pero está siendo considerado en los últimos años, a pesar de ser un treintañero, como una suerte de nuevo Dylan partiendo de los elogios, no siempre acertados, de buena parte de la prensa musical estadounidense. Apunta maneras y tiene canciones deliciosas, pero le queda mucho por recorrer. Su concierto en Joy puede dar pistas de cómo recorrerá ese camino. 

VIERNES: Carlos Chaouen, Galileo Galilei (Galileo, 100), 21.00. 10 euros. Sonia Cortés, Berlín Café (Jacometrezo, 4), 22.30. 8 euros. SÁBADO: Rafael Amor, Galileo Galilei, 21.00. 10 euros. VIERNES Y SÁBADO: Pedro Iturralde Quartet, Clamores (Alburquerque, 14) 22.00. 15 euros. DOMINGO: Kurt Vile The Violators + Mick Turner. Joy Madrid (arenal, 16), 20.00. 20 euros. Solidaridad con Gaza: Carmen París + Funambulista + Alif Danza Oriental, Galileo Galilei, 20.00. 12 euros con cerveza. Fiestas de Robledo de Chavela: Sergio Dalma (hoy, 23.30); y Modestia Aparte (día 23, 22.00). Plaza de España. Gratis. Fiestas de Alcalá de Henares: Loquillo + Ruta 57 (día 23, desde 8 euros); y Malú (día 24 desde 12 euros), Plaza de Toros La Estudiantil, 22:30.

Deja un comentario