Cómo superar una depresión bailando

Bailar puede aliviar la depresión. ¿Cómo? Ayuda a las personas que la sufren a retomar la confianza en ellas y combatir el estrés. Ya sea tango, vals o danza oriental, los beneficios de la disciplina elegida son enormes. ¿Quieres conocer más al respecto?

Lo que dicen los científicos
En caso de depresión, se ha demostrado que treinta minutos de ejercicio constante tres veces a la semana hacen tanto como ciertos antidepresivos, pero sin sus efectos secundarios.

El baile es una actividad adaptada a las personas deprimidas, porque la presencia de la música es particularmente interesante para el equilibrio. Los sonidos son más que vibraciones registradas y memorizadas en nuestro cerebro, son una fuente de emociones.

La explicación
Es interesante convertirse en actor del propio tratamiento practicando algún tipo de deporte. El baile elimina el sentimiento de culpabilidad. Y curiosamente, las emociones negativas influyen en la inmunidad del organismo a todos los niveles, tanto físicos como psíquicos. El baile es un buen método para combatir el estrés (factor de ansiedad) gracias a la liberación de endorfinas, las hormonas del bienestar.

Con el baile se consigue oxigenar mejor todos los tejidos. La actividad ayuda a aflojar la tensión muscular, a dormir mejor y a reducir el nivel de estrés, aumentando también la temperatura corporal, lo que puede tener efectos tranquilizadores. Además, los psicólogos destacan el interés de practicar ejercicio en grupo, ya que aumenta la confianza en uno mismo, que es justamente lo que falta en época de depresión.

Los límites
Hay que escoger con cuidado las melodías sobre las cuales se puede bailar. Podemos comenzar por escuchar música clásica, con obras de Mozart, y esbozar algunos pasos. Los ritmos que se asemejan a los latidos del corazón tienen virtudes tranquilizadoras.

Deja un comentario