Powered by Max Banner Ads 

Danza árabe en Tacna (FOTOS)

Liz Ferrer Rivera.
Tacna.

Cuatro mujeres se maquillan vestidas con trajes cortos y brillantes. Son las diez de la noche del 31 de octubre y es hora de ensayar. Se ubican en el centro de la pista de baile y al compás de ritmos orientales, comienzan a mover el cuerpo en forma ondulante. Ellas integran el único ballet de danza árabe en Tacna: “Sueños de Arabia.

Lindsay Gutiérrez Garay es la maestra del grupo. Lleva diez años practicando la danza del vientre (“belly dance” en inglés). Su interés por este baile nació cuando aún era adolescente y pasaba por un puesto de venta de videos. Allí observó un musical en el cual una artista realizaba sensuales movimientos. 

Las imágenes y la música de la grabación la atraparon. Al día siguiente regresó y compró una copia. Entonces decidió aprender este baile, pero no halló ninguna academia. Esto la llevó a ser autodidacta y aprender a través del método del “ver y repetir”. A la par se documentó más sobre las técnicas de la danza, asistió a talleres en Lima y sin percatarse comenzó a convertirse en la primera maestra de “belly dance” en la ciudad.

“La danza del vientre es una fusión de baile árabe con ballet clásico. Parte de sus orígenes se encuentran en el antiguo Egipto, cuando las sacerdotisas bailaban frente a los faraones. Eran danzas para la fertilidad. Bailar los mismos pasos hoy es como retroceder en el tiempo”, dice. 

Convencida de su pasión, hace tres años Lindsay optó por abrir una escuela y formar el ballet exclusivo para mujeres. En el camino se le han unido alumnas como Verónica Zabala, ingeniera civil de 28 años, que ha descubierto en la danza su lado más femenino.

“Una llega a ser más consciente de su cuerpo con el ‘belly dance‘. Porque hay pasos en que solo debes mover la cadera y mantener inmóvil el resto de tu anatomía”, destaca.

Otra de las integrantes es Mayra Centeno (25), arquitecta, a quien practicar este baile le ha traído algunos “roces” con su familia. Ella sostiene que los trajes utilizados son mal vistos por algunos de sus parientes, por dejar mucha piel al descubierto.

“El “belly” requiere de delicadeza y disciplina”, dice la arquitecta.

La abogada Lidia Huarache (45) coincide con Mayra. La letrada ha encontrado en la danza árabe una forma de salir de la rutina diaria del trabajo en el Poder Judicial

FESTIVAL ES EL OBJETIVO
Es casi medianoche y el ensayo está por terminar. Mientras en las calles la gente pasea disfrazada o celebra jaranas criollas, Lindsay y el grupo se prepara para el “Arabian Fest”, evento que realizan desde hace tres años. La fecha elegida es el 15 de noviembre y será en el Teatro Municipal. 

Lindsay afirma con orgullo que Lima y Tacna son las únicas regiones en el país que cuentan con un festival anual de “belly dance”. “Trujillo y Arequipa también tienen academias, pero solo hacen galas locales. Mi meta es que la danza se haga masiva y sea una opción artística”.

Después de una hora practicando, el grupo está cansado. Guardan los trajes, muchos de ellos confeccionados por Lindsay. “Todo el esfuerzo es porque nos gusta lo que hacemos. La danza te da eso, pasión. Eso es indispensable para todo”, concluye Lindsay antes de apagar las luces del salón. 

=========================

TAMBIÉN PUEDES LEER:  Bolivia inicia protestas contra postulación de la Candelaria

=========================

Síguenos en Facebook  https://www.facebook.com/larepublica.pe?fref=ts

Article source: http://www.larepublica.pe/10-11-2014/danza-arabe-en-tacna

Deja un comentario


 Powered by Max Banner Ads