Powered by Max Banner Ads 

El Colón estrena su primera producción propia con más de 130 artistas

Fueron años turbios en los que el español Pablo Sorozábal creó su zarzuela Black, el payaso, a comienzos de la década de 1940. Europa vivía los momentos más crudos de la Segunda Guerra Mundial y España había acabado de entrar en la dictadura de Francisco Franco.

Por eso, la creación de Sorozábal se distancia tanto de las zarzuelas tradicionales. Su historia no se desarrolla en los paisajes españoles sino en un azotado reino ficticio europeo, y también tiene elementos de circo, algo inusual para este tipo de títulos líricos.

“Para evitar problemas de censura, Sorozábal no la ambienta en España y no utiliza melodías españolas, sino marchas y czardas húngaras, danzas eslavas que le permiten dar ese espíritu siempre melancólico que tienen los pueblos eslavos”, cuenta el español Ignacio García, quien dirige la versión de Black, el payaso que el Teatro Colón estrenará este jueves en Bogotá.

La primera producción propia del Colón es un espectáculo de gran formato que refleja ese espíritu político que planteó Sorozábal. “La gente en los años 40 iba a oír su música y salían muy felices, pero en el fondo el ser humano de Sorozábal estaba viviendo una época profundamente amarga por lo que significaba la dictadura en el país”, añade García, que ha dirigido otras dos puestas de este título en España.

Para la producción del Colón, el director contará con más de 130 artistas en escena, entre cantantes líricos como Juanita Lascarro y Camilo Mendoza; actores como César Mora, Diego León Hoyos y Carlos Duplat; 15 artistas de circo, el Coro de la Ópera de Colombia y la Orquesta Sinfónica Nacional.

“Podría ser eso que inventó Wagner, el concepto de la gesamtkunstwerk, la obra de arte total, pero que sea colombiana, con todos los talentos escénicos posibles”, argumenta el español.

Otro de los talentos nacionales del espectáculo es Laura Villegas, directora de arte que ha sobresalido con su trabajo estético en producciones como 13 sueños, El vientre de la ballena y, recientemente, Venus en piel.

“Laura ha sido un estímulo constante. Ha sido una persona que no se limita a materializar de una manera maravillosa las ideas que uno propone, sino que en el mundo estético está reflexionando sobre la esencia de la obra”, asegura García.
Esa dupla fue la responsable de llevar al escenario ese mundo nostálgico que, según García, también le rinde un tributo al universo de los artistas.

La historia se centra en Black, un payaso al que se le despeja el camino para ser rey. Sofía, princesa del derruido reino de Orsonia, ve una actuación de Black y, convencida de que es su esposo que desapareció en la guerra, lo persuade para gobernar de nuevo.

Además de la crítica social –“en la dictadura en España decir que el rey era un payaso tenía un significado político e ideológico muy fuerte”, apunta García–, la pieza también reflexiona sobre la identidad del artista.

“Está esa idea de qué hay detrás de la máscara, quién es el ser humano que cuando termina la función, después de que el teatro se ha puesto de pie a aplaudirlo, se quita el maquillaje y va a casa y se come un sándwich frío”, dice García.

Finaliza diciendo que esta es la versión más cirquera que ha hecho de Black, el payaso y destaca el proceso de creación de la obra, que comenzó en mayo pasado con talleres con los solistas. “No son cantantes que cantan y se van. Han entendido el personaje, cómo cantarlo, cómo trabajar el texto, cómo trabajar la sicología de esos seres humanos”.

Funciones de la obra

Jueves a sábado, 7:30 p. m. Domingo, 3:30 p. m. Teatro Colón. Calle 10 n.° 5-32, Bogotá. Informes: 381-6380. Boletas desde 20.000 hasta 198.000 pesos.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Deja un comentario


 Powered by Max Banner Ads