El lugar donde celebran el nacimiento de una mujer plantando 111 árboles

El pueblo de Piplantri, en el estado indio de Rajastán, celebra el nacimiento de cada mujer con la plantación de 111 árboles para asegurar su futuro y concientizar contra los feticidios

Disha parecía loca de gusto. Su madre masajeaba su cuerpecito con un ungüento de aloe vera. Hábiles y atentos, sus dedos subían y bajaban, animados por una danza tan sinuosa como tenaz. Desde el vientre hasta los talones y la planta de los pies, y desde los glúteos hasta las aletas de la nariz. Pura celebraba con ese baño y la consiguiente puja (rito espiritual hindú) el año y poco de vida de su hija. El baile de caricias hacía brotar carcajadas de felicidad en el bebé, como crecen más de un centenar de árboles en su nombre en Piplantri.

La árida localidad del estado indio de Rajastán no solo honra la llegada al mundo de los varones con danzas, cantos y proclamas a las deidades hindúes. Sino que también las niñas son bienvenidas con un ritual más terrenal y menos efímero; la plantación de 111 árboles en su honor.

“Cuidamos de los árboles como parte de nuestra familia. Porque son el fruto de la tierra y porque también nos darán el fruto para mantener a nuestras hijas”, explica Pura, una de las mujeres de la aldea de 8 mil 500 habitantes que se benefician del proyecto.

Iniciativa verde

Desde hace seis años, las madres de Piplantri pueden formar parte de la iniciativa Kiran Hadhi Yogana, de forma voluntaria. Al entrar en el proyecto, las familias se responsabilizan de la plantación y cuidado de 111 árboles por cada niña que nazca en su hogar. También de forma voluntaria, los padres se comprometen a aportar un depósito fijo de 21 mil rupias (271.5 euros que equivalen a 4 mil 650 pesos al tipo de cambio de ayer) para el futuro de sus hijas.

“El resto del pueblo contribuye con 10 mil rupias más para hacer un total de 31 mil (400 euros equivalentes a 6 mil 840 pesos) para cada niña. Si las familias no puedan aportar la cantidad más alta, ésta correría a cargo de la comunidad”, explica el sarpancha (alcalde) de la localidad y creador del proyecto.

La concepción de una niña en India supone un contratiempo debido a las imposiciones de una sociedad patriarcal y patrilineal. Los varones son el sustento de la economía doméstica mientras que las hijas son casadas previa dote, lo que implica un gasto añadido para su familia. Pese a que la ley india prohíbe esta costumbre desde 1961, el pago de sumas de dinero por parte de los padres de la novia a la familia del esposo, quien se hace cargo de la mujer, sigue siendo habitual en todos los estados indios. La permanencia de este atavismo conduce, indirectamente, a prácticas que son ya un silencio a gritos en el país asiático, los feticidios femeninos.

Con información de El País

Contenido completa en la versión impresa

 



Article source: http://amqueretaro.com/2014/11/el-lugar-donde-celebran-el-nacimiento-de-una-mujer-plantando-111-arboles/.html

Deja un comentario