Powered by Max Banner Ads 

Adultas mayores ticas se atreven a mover el vientre

María Isabel Corrales reconoce que, aparte de sus nietas, practicar la danza del vientre es lo que en este momento la llena de energía y la hace sentir viva.

Desde hace tres años, esta abuelita decidió mover sus caderas al ritmo de este milenario baile, gracias a los cursos que promueve la Asociación Gerontológica Costarricense (Ageco), como parte de su objetivo de promover un envejecimiento digno y activo.

“Veía esos bailes tan hermosos y me llamaban la atención; pensaba en lo bonito que se veía; soñaba con practicarlo, pero lo veía imposible”, dijo Corrales.

“Cuando Ageco abrió la oportunidad, me animé y me encantó, no me equivoqué. Es un ejercicio físico increíble, me encanta la música, los movimientos que se hacen. Practicar la danza del vientre me ha dado mucha más seguridad, me siento muy motivada, me quita la tristeza y aleja de mi la negatividad”, contó Corrales, al resaltar que en ese rato se olvida de sus dolores físicos y de sus penas.

Al igual que ella, otras 34 adultas mayores reciben clases de danza del vientre en las instalaciones de Ageco, ubicadas en barrio Escalante.

Ellas han visto la forma en que los suaves movimientos que aprenden han ido transformando sus vidas, abriéndoles, incluso, nuevas oportunidades.

Beneficio integral. Según Francis Escorcia, bailarina e instructora de las abuelitas, la danza del vientre es una actividad apta para mujeres de cualquier edad, con beneficios comprobados, tanto para la salud física como para la emocional.

“La mujer que baila esta danza oriental, ejercita casi la totalidad de su cuerpo. En cuanto a los favores físicos, podemos decir que beneficia la correcta alineación corporal, que contribuye a reducir los dolores de espalda. Además, vigoriza los músculos del suelo pélvico, previniendo así el desprendimiento de la vejiga, incontinencia urinaria y anal”, destacó Escorcia.

Además de lo anterior, con el baile se coordinan músculos y nervios con la mente y, cuando entra en escena la música, automáticamente se logra una relajación natural y se desencadena una sensación de placer, que es la que hace que estas abuelitas salgan felices.

“La vitalidad, la alegría y la emoción que ellas sienten al ver que lo que pensaban imposible se puede lograr con el tiempo, es maravilloso.

”Al principio tratamos de que muevan solo una parte del cuerpo, las caderas, o los brazos, después vamos incorporando movimientos sencillos en conjunto, y cuando se dan cuenta, ya son expertas bailarinas de la danza del vientre”, comentó la instructora.

Al tratarse de una danza exclusiva de mujeres, permite que la feminidad se exprese.

Para Escorcia, a través del baile se pueden mostrar sentimientos y emociones que, en algunos casos, son poco exteriorizados por las adultas mayores. Sin embargo, estas abuelitas en poco tiempo se van liberando y se atreven a disfrutar plenamente los diversos beneficios que les ofrece esta actividad.

Actualmente, las 35 abuelitas de la danza del vientre de Ageco se dividen en dos grupos, uno básico y otro más avanzado. Incluso ya han realizado algunas presentaciones en actividades masivas.

“A la gente le llama mucho la atención ver a estas señoras bailando la danza del vientre, son muy aplaudidas en las presentaciones; sin duda la gente siente admiración por lo que hacen”, agregó Escorcia.

Quienes deseen ser parte de esta capacitación y movimiento creativo solo deben llamar al 254-24500 o ir directamente a las oficinas de Ageco, en barrio Escalante, 300 norte y 25 este de la iglesia Santa Teresita.

Article source: http://www.nacion.com/vivir/bienestar/Adultas-mayores-ticas-atreven-vientre_0_1455654444.html

Deja un comentario


 Powered by Max Banner Ads