Hospitales y comunidades combaten la obesidad infantil con programas de …

Los hospitales en el sur de Florida están tratando de mejorar y prevenir el problema de la obesidad infantil, ofreciendo diferentes programas que promueven el ejercicio y educan sobre la nutrición.

Los médicos dicen que ya no es raro diagnosticar como obeso a un paciente de cuatro años de edad.

“Es un gran problema actualmente”, dice la Dra. Patricia Feito, médico en Baptist Health Primary Care. “Es importante ayudar a los padres a determinar si su hijo está en riesgo”.

Ahora, probablemente más que antes, los padres necesitan asegurarse de que sus hijos tienen una dieta saludable y se ejercitan con regularidad. El aumento en el uso de las computadoras, tabletas y otras pantallas para hacer sus tareas escolares y el tiempo libre de los niños se convierte en un estilo de vida sedentario desde temprano en la vida.

De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en los pasados 30 años, la obesidad infantil ha aumentado más del doble en niños y más de cuatro veces en adolescentes.

“Los padres tienen mucho que ver con ello”, dice Feito. Ella comenta que es deber de los padres ofrecer un buen ejemplo para sus hijos durante la comida, limitar el tiempo que pasan jugando en la computadora o viendo televisión y asegurarse de que sus hijos se mantengan activos a través del deporte u otras actividades.

Muchos hospitales en el sur de Florida han abordado el problema de la obesidad infantil con programas variados y colaboraciones que promueven el ejercicio y la educación sobre nutrición.

El Dave and Mary Alper Jewish Community Center en Kendall, en colaboración con United Way y Baptist Health Systems, ofrece un programa de acondicionamiento físico de ocho semanas llamado Team Fit. El programa se enfoca en ayudar a niños entre las edades de ocho y 12 años que tienen sobrepeso o están bajo riesgo de tenerlo.

Los niños son divididos en grupos por un entrenador durante una hora, dos veces a la semana y dos horas los sábados, para realizar ejercicios y juegos apropiados a sus edades. Al menos uno de los padres debe estar presente en la sesión, y el centro promueve que las familias participen y se pongan en forma juntos.

“Ser parte de un programa organizado mejora las destrezas motoras, las destrezas sociales y promueve la pérdida de peso”, dice Feito. Y añade que los niños deben involucrarse en juegos o deportes más allá de la educación física en la escuela. “Todo comienza con el juego”.

El Alper Jewish Community Center ofrece también sesiones personales de entrenamiento para adolescentes entre las edades de 13 a 15 años, para aprender sobre metas personales del acondicionamiento físico y protocolo del gimnasio.

El Hospital de Niños de Miami ofrece un programa de bienestar de 10 semanas llamado Healthy Chicas, dirigido a madres e hijas para hacer ejercicios y recibir consejería nutricional juntas.

La Dra. Maria Demma Cabral, médico residente en medicina de adolescentes en el Hospital de Niños de Miami, ayuda a identificar a pacientes que reúnen los requisitos para participar en el programa y observa su progreso.

Cabral le da seguimiento al índice de masa corporal (BMI, por sus siglas en inglés) del paciente, un número calculado del peso y la estatura del niño. De esta forma, se determina cuándo un paciente está bajo peso, tiene un peso saludable o está sobrepeso. Los pacientes que necesitan tener control del peso del cuerpo, o tienen el colesterol o la presión sanguínea altos, son candidatos ideales para el programa.

“Les damos seguimiento por seis meses después (de haber terminado el programa)”, dice Cabral. “Observamos si han podido mantener el peso”.

Semanalmente, los niños y padres matriculados en el programa pasarán una hora haciendo diferentes tipos de actividades físicas, incluyendo bailes de salsa, danza del vientre y yoga, cualquier cosa que mantenga alto el ritmo cardíaco y estimule el metabolismo.

Entonces, la nutricionista Jennifer Caceres, les enseñará sobre nutrición durante una hora, será anfitriona de demostraciones de cocina e, incluso, los acompañará al supermercado para que conozcan alternativas saludables y baratas para algunos alimentos.

Por ejemplo, comprar frutas precortadas es más costoso que comprar la fruta entera y trozarla en el hogar.

“No necesita comprar alimentos costosos para que sean saludables o pagar la membresía de un gimnasio para estar físicamente activo”, comenta Caceres.

Kimberly Arzu, de 17 años de edad, terminó el programa con su mamá, Ruth, en septiembre. Ella comenta que le gustó el viaje al mercado porque la llevó a tener más conciencia sobre los alimentos que compra y a leer las etiquetas nutricionales.

“Siempre compraba zucaritas de maíz (frosted flakes), pero ahora opto por Cheerios simples”, dice Kimberly.

Healthy Chicas comenzó como un programa piloto en 2012 y en septiembre se graduó el cuarto grupo. Cabral dice que puede ser que, antes de junio, tengan otro período de 10 semanas con un nuevo grupo.

En general, Cabral y Caceres dicen que cuando vienen los pacientes para examen, meses después de haber terminado el programa, la mayoría ha perdido peso o mantenido el peso, aunque algunos han ganado.

Ashley Ramos, de 17 años, participó en el programa con su mamá durante el verano. Desde entonces, Ashley se siente motivada a mantenerse saludable, cocinar más en el hogar y ha perdido peso desde su última revisión en el hospital.

“Perdí siete libras en el programa y cinco libras desde entonces”, dice Ashley. “Quiero estar bonita para el baile de graduación”.

Su madre, Olimpia Ramos, está muy contenta con el progreso físico y emocional que observa en su hija.

“Se siente más confiada”, dice Ramos. “Ha ganado una confianza que ni siquiera sabía que estaba perdiendo”.

El programa está financiado mayormente por la fundación del hospital y otros auspiciadores, explica Cabral. Al hospital le gustaría expandir el programa en el futuro, de forma que esté disponible en sus centros ambulatorios en Doral y West Kendall.

Miami-Dade County Parks, Recreation and Open Spaces ofrece un programa para después de clases llamado Fit2Play, en 41 parques del Condado. El programa funciona con carácter preventivo contra la obesidad infantil y cualquiera puede participar.

El departamento de parques colabora con el departamento de pediatría del sistema de salud de la Universidad de Miami, para que los médicos puedan recopilar datos de los niños en el programa y dar seguimiento a sus beneficios para la salud.

La Dra. Sarah Messiah, de UHealth, dice que ella mide el BMI y la presión sanguínea de cada niño a través del año escolar. En cinco años de realización del programa, Messiah ha observado cómo los niños sobrepeso y obesos están perdiendo peso en este y los niños con peso saludable han mejorado los valores de la presión sanguínea.

Fit2Play, al igual que otros programas después de clases, ofrece un período para hacer las tareas escolares y tiempo para merienda, pero el currículo está basado en mantenerse activo la mayor parte del tiempo.

“Practicamos juegos en los que no hay eliminación”, dice Caleb Coppock, especialista de salud y bienestar para el departamento de parques. “La meta es mantenerse activos el mayor tiempo posible”.

Los niños participan en diferentes juegos y deportes, recogen la bandera, practican fútbol americano, balompié, tenis, golf; y de esa forma saben qué actividad disfrutan más.

El programa está disponible para niños de seis años o más y tiene un costo de $25 a $35 semanales, aunque el condado ofrece reducciones de cuota según el ingreso familiar. Hay cerca de 1,400 niños matriculados este año en el programa.

Katiana Rodríguez, de 10 años, y su hermano Alexander, de nueve, se unieron al programa Fit2Play el pasado año en North Trail Park y han disfrutado los nuevos juegos y deportes después de salir de la escuela.

“Hacemos ejercicios y compartimos”, dice Alexander, todavía con su cara roja de jugar balompié al aire libre. “Me encanta”.

El Dave and Mary Alper Jewish Community Center ofrece el programa Team Fit para niños entre las edades de ocho y 12 años, que se han identificado en la evaluación como niños con sobrepeso o bajo riesgo de estarlo. El programa Intro to Fitness es para adolescentes entre las edades de 13 y 15 años; en la avenida 112 # 11155 SW. Para más información, contacte a Meg McCarthy, (305) 271-9000 o Meg@alperjcc.org.

El programa Fit2Play está en sesión hasta el 4 de junio, de lunes a viernes, de 2 a 6 p.m. en 41 instalaciones de los parques de Miami-Dade. Para más información, visite el sitio en la red de Miami-Dade County Parks, Recreation and Open Spaces.

Article source: http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/salud/article7858887.html

Deja un comentario