Campesinos fortificados en un al-Andalus en retirada (s. XII)

La arqueología ha documentado en la segunda mitad del siglo XIII un proceso generalizado de concentración de campesinos en el interior de poblados perfectamente fortificados o de alquerías, en las que levantan torres para proteger los campos de cultivo de al-Andalus.

Los poblados campesinos fortificados se erigen en lugares deshabitados desde la Antigüedad. No parecen ser fruto del crecimiento natural de las comunidades campesinas; más bien son grupos nuevos de población: aportan un nuevo tipo de vivienda, ajuares cerámicos diferentes, unos hábitos artesanales no documentados anteriormente y no dejan huella toponímica de tipo tribal o antroponímica en los poblados.

Por estas razones y por la cronología de los mismos (anteriores a época almohade y con un origen en el segundo tercio del siglo XII), creemos que deben explicarse como una de las consecuencias de la primera expansión feudal de los reinos cristianos del norte de la Península, -acaecida a finales del siglo XI y en el primer tercio del siglo XII-,  que supuso la emigración hacia las tierras del sur de los musulmanes expulsados masivamente de las ciudades conquistadas de las fronteras Media y Superior de al-Andalus. Estas poblaciones se verán obligadas a establecerse en el medio rural, en asentamientos de nueva planta a los que llamemos de “colonización”, en tierras sin poblar e incultas y conviviendo con las antiguas aljamas o poblaciones asentadas en el lugar. Igualmente, la procedencia mayoritariamente urbana de estos musulmanes explicaría, -según nuestra opinión, y en atención a los restos arqueológicos-, el urbanismo de sus asentamientos, así como la tipología de sus viviendas, que refuerzan la idea de que nos encontramos ante colectivos posiblemente clánicos, no tribales.

Rafael Azuar Ruiz
Es doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Alicante, especializado en Arqueología Medieval. Desde 1982 es Conservador Cataloguista del Museo Arqueológico de Alicante (MARQ), habiendo sido director del mismo (1996-2006) y del Museo Nacional de Arqueología Subacuática en Cartagena (2006-2010). En la actualidad es Jefe de la Unidad de Excavaciones y Colecciones del MARQ.
 
Ha sido Profesor Colaborador Honorífico en la Universidad de Alicante (1988 a 1998) y miembro de diversas comisiones asesoras de arqueología de la Comunidad Valenciana (1985-1996).
Su trayectoria investigadora está jalonada por decenas de artículos científicos y más de una docena de libros dedicados a estudiar el pasado del Sharq al-Andalus a través de la arqueología y su relación con el Mediterráneo, abarcando desde los castillos hasta las ciudades. Es evaluador de importantes revistas científicas y forma parte de algunos comités de redacción (Arqueología y Territorio medieval,  Boletín de Arqueología Medieval, Arqueología de la Arquitectura).
Como especialista en arqueología andalusí, su aportación más valorada ha sido el descubrimiento y excavación del singular y único conjunto religioso del “Ribat” califal de Guardamar del Segura.

Article source: http://www.casaarabe.es/eventos-arabes/show/campesinos-fortificados-en-un-al-andalus-en-retirada-s-xii

Deja un comentario