La familia Cepeda organiza festival de ritmos puertorriqueños de bomba y plena

KPMR News

San Juan, 23 feb (EFEUSA).- La decimoquinta edición del Día Nacional de la Bomba y Plena de Puerto Rico, organizado por la conocida Familia Cepeda, se llevará a cabo los días 20 y 21 de marzo próximos en San Juan con el propósito de dar visibilidad a estos ritmos autóctonos puertorriqueños.

Así lo anunció hoy a Efe Modesto Cepeda, uno de los diez hijos del propulsor de ambos géneros caribeños, Rafael Cepeda, sobre la cita musical que se llevará a cabo en el Centro de Bomba y Plena Dr. Modesto Cepeda Brenes en el sector sanjuanero de Villa Palmeras, en Santurce.

Según explicó, el festival forma parte de las actividades “fundamentales” que esa escuela de música organiza anualmente y en la que participan personas de todas las edades, con el fin de preservar ambos géneros musicales en la isla.

“Como siempre, tenemos la perspectiva de que la bomba, la plena, la música jíbara y la danza puertorriqueña ya casi no se escuchan. Eso da vergüenza. La prioridad debe ser lo nuestro, hoy, mañana y siempre, sin olvidarnos de que la música es universal”, defendió Cepeda.

Hasta el momento, los grupos de bomba Restauración Cultural, dirigido por Pablo Luis Rivera, y Desde Cero, capitaneado por Rafael Maya, han confirmado su participación en el festival.

“Invitamos a grupos que están formados y llevan tiempo tocando que presenten un tipo espectáculo folclórico y cultural para unir a la familia y la comunidad que tanta falta hace”, resaltó Cepeda.

Su progenitor, Rafael Cepeda, fue quien inculcó el amor por la bomba a sus diez hijos. “Por entonces había que tocar bomba desde el vientre de la madre”, explicó Modesto.

Por su escuela han pasado miles de niños que han aprendido a tocar los tambores y a bailar con inmaculados trajes blancos, de chaqueta y sombrero los hombres, y de traje de volantes y pañuelo en la cabeza las mujeres.

Modesto explicó que la bomba puertorriqueña nació de los africanos y sus descendientes, que trabajaban en los campos azucareros de la ciudad de Mayagüez (al oeste de la isla).

Aunque este género es de clara influencia africana, también bebió de las aportaciones de los indígenas y de los europeos. De Mayagüez pasó a Ponce (sur), Guayama (centro), Cataño y San Juan, en el norte, según relató.

La bomba se toca con tres “barriles”: dos “bulladores” acompañan con un ritmo constante al “primo” o “subidor”, que tiene un sonido más agudo y es el que trata de seguir, o “contestar”, las “figuras” o “piquetes” que va marcando el bailador.

Los inicios de la bomba, el género musical más antiguo de Puerto Rico, se remontan a los tiempos de los esclavos africanos que se diseminaron por el Caribe tras la revolución haitiana a finales del siglo XVIII y que llegaron a Puerto Rico por el oeste de la isla.

La historia resalta que, en los bailes del tambor, los africanos esclavizados celebraban bautismos y uniones, y también planteaban rebeliones. Sus festejos sólo estaban permitidos los domingos y los días de fiestas de las iglesias.

La plena, por su parte, la integran personas que tocan los panderos redondos requinto, seguidor y punteador, acompañados por un coro de músicos, que narran sucesos o hacen comentarios sociales o satíricos.

La voz cantante está a cargo de un solista o “inspirador”, que responde al estribillo con el que el coro establece el tema.

Deja un comentario