La sábana

La sede de Casa Árabe en Madrid acoge, hasta principios de abril, una muestra de la obra de Ahmed Keshta.

La exposición, que lleva por título “La sábana”, está formada por cinco fotografías y una escultura de gran formato, que se exponen por primera vez y que relatan su experiencia de integración en Andorra, país en el que reside.

“La Sábana” es un proyecto que responde a una de las grandes inquietudes que vivimos en la actualidad. Tras una visita a Casa Árabe a finales de 2014, a Ahmed Keshta (Egipto, 1978) este centro le inspiró una escultura muy particular, una sábana-alfombra realizada únicamente con perchas que se entrelazan formando motivos geométricos y que, lejos de estar sobre el suelo, se encuentra suspendida en el techo, flotando sobre las cabezas de los espectadores. El artista advierte: ‘Son perchas, ni sábana ni santa, son perchas’. Así, esta escultura ambigua – ¿estamos ante la Sábana Santa venerada por los cristianos o ante la alfombra de la oración utilizada por los musulmanes, la saggadah? – no es sino la religión como pretexto – “son perchas” – bajo el que esconderse para amparar toda clase de actuaciones.  Es un manto que aísla al individuo física y espiritualmente de la realidad, enajenando su juicio.

A esta pieza le acompañan una serie de cinco fotografías, “Integración”. Estas imágenes muestran al artista en Andorra, su lugar de residencia, vestido enteramente de blanco en un intento de integración en el paisaje nevado del Principado. Formalmente la imagen es de una belleza prístina pero esconde una realidad gris, que es esa dificultad de integración total, del “blanqueamiento” imposible de unos rasgos físicos y culturales. Tras once años viviendo y trabajando en Europa, con sus 2.890.800 minutos de día y sus 2.890.800 minutos de noche, como indican las fotografías, el proceso aún no se ha completado, si es que tal cosa es posible. Este escepticismo lo confirma la teoría matemática, ya que el propio concepto de integración, una suma de infinitos sumandos, infinitamente pequeños, supone un proceso inconcluso por definición. Sin embargo, si tanto el pensamiento racional como las circunstancias actuales nos dicen que la integración total es imposible, ¿no será la imaginación, en este caso, el arte, más necesario que nunca?

Article source: http://www.casaarabe.es/eventos-arabes/show/la-sabana

Deja un comentario