Powered by Max Banner Ads 

Elvira Skourtis, entre cuerdas e inspiraciones

Jueves, 2 abril 2015, 07:28 | Haga un comentario

Yami Montoya

yami@rvictoria.icrt.cu

Elvira Skourtis, entre cuerdas e inspiraciones

Elvira Skourtis. (Tiempo21/Foto MiguelDN).

Decía Liszt que la música es el corazón de la vida. Por ella
habla el amor; sin ella no hay bien posible y
con ella todo es hermoso.

En esa frase pienso cuando hablo con Elvira Skourtis, porque su vida siempre ha estado alrededor de la guitarra, un instrumento que considera su punto de partida en la música. Así, hoy camina por las calles de Las Tunas esta mujer que viste y enamora con su exquisita interpretación de la música de concierto, ya sea en su cuarteto o en la Orquesta de guitarras Isaac Nicola.

A muchos no le hace falta conocerla para saber cada detalle de su vida, su música la entrega a sí misma. “Yo comencé un trabajo muy importante en mi vida con la orquesta Sonantas Habaneras, fui guitarra principal y vicedirectora principal por 14 años. Ahí incursioné en varios aspectos pues no solo fui intérprete sino que tuve la oportunidad de dirigirla y de realizar arreglos de guitarras que fueron interpretadas por la propia orquesta.

“Luego pasó algo bien hermoso, al integrar  la orquesta Isaac Nicola, de Las Tunas, que dirige el maestro Ramón Carlos Leyva y ahí también tuve la oportunidad de hacer estas tres cosas: ser interprete, no solamente dentro del grupo de guitarristas, tener la función de guitarra solista (guitarra concertante), de hacer arreglos y tener la oportunidad de hacer arreglos y que ellos la interpreten, para mí eso es un reto tremendo porque me estimula muchísimo�, destaca esta comunicadora quien también estudió danza y teatro.

“Lo primero que yo quise ser fue pianista, me presenté en las pruebas del conservatorio Guillermo de Tomás, de La Habana pero en la edad estaba desfasada pues ya cursaba el quinto grado. Al próximo año supe de la convocatoria de lo que se llaman las carreras cortas, y la guitarra fue el instrumento que más me llamó la atención, asocié  la guitarra con el instrumento con el cual yo me serviría para poder cantar y acompañarme, al final me hice una guitarristas concertista y no fui trovadora, ni cantante, ese fue mi punto de partida�.

¿Cuáles son los temas que prefieres para el repertorio de tu interpretación?

“Me gusta la música latinoamericana, en particular la obra del paraguayo Agustín Barrios Mangoré, hay autores brasileños como Alberto Luis Monte que tienen un discurso poético bien lindo a partir de la guitarra. También están autores cubanos como los maestros Leo Brouwer, Eduardo Martín, pues su música tiene punto de contactos con la música popular, es muy asequible por el público, también Carlos Fariñas que hizo muchas obras para cine y que después le hicieron transcripciones para guitarra�, detalla esta concertista que ha recibido clases magistrales de Costas Cotsiolis, de Grecia, Shin-Ichi Fukuda, de Japón, de Joseh Urshalmi, de Israel, y de los maestros Ortega, Brouwer y Víctor Pellegrini, entre otros.

De la enseñanza ¿qué es lo que más te llama la atención desde el legado de la música a la nueva generación?

“Ver el crecimiento del estudiante, desde que empiezo a impartir clases hasta ver en el transcurso del tiempo lo que ha logrado, cuanto se ha descubierto el mismo como intérprete. Me gusta conversar con mis estudiantes, mostrarles cómo expresar los sentimientos y que la guitarra es la que le sirve para canalizar muchas energías, la música no sale de la guitarra sino del interior y se hace posible a través de la guitarra.

“Me lleno de orgullo al ver un alumno a quien yo le puse las manos sobre la guitarra, y luego cuando hace un concierto en público sin ponerse nervioso y es capaz de provocar un aplauso, me siento súper feliz, reivindicada como profesora�, confiesa con total alegría esta  multipremiada guitarrista, Premio Karl Heinz-Romich, del concurso Internacional de Guitarra, de La Habana, y segundo premio del concurso Nacional de Guitarra, categoría profesional del año 2000.

“Hay algunas personas que me han dicho algo muy bonito, a mí no me gustaba la guitarra hasta que te escuche tocar, por eso a través de la guitarra yo expreso cosas y vivencias.

“Soy un almácigo de sentimientos, de recuerdos, de carencias afectivas que tengo, que me han formado, y también un gran cúmulo de emociones, de cosas positivas y muy hermosas que me han pasado en mi vida. Mis hijos son una de ellas, los maestros que tuve partiendo de mi maestro Jesús Ortega y de otros muchos.

“Tuve la suerte que en mi vida me han acompañado muy buenas personas, que me aportaron mucho y me hicieron crecer con ellas. Soy alguien para escuchar, tocar, alguien para conversar, sobre todo para compartir una emoción�, vuelve en su interior que llena hoy a la vuelta de tantos años dedicados a la música, esa que ahora la invita a conocer otras melodías que busca, indaga y trabaja para sus adaptaciones.

Un concierto que siempre quisieras recordar…

“En mi vida hay varios conciertos, pero el último que realicé Vidas fue muy importante para mí por muchas cosas que fueron visibles y de otras que no fueron visibles, un concierto que sufrí pero por sobretodo que sentí mucho. Fue un concierto en el que muchas personas lloraron, aún sin conocerme, subieron y me abrazaron llorando y eso fue un reto tremendo como ver alguien que no me conoce solo a partir de la guitarra.

“Vidas resultó un concierto que marcó mi vida en diversos aspectos, con  Vidas cerré una etapa de mi vida y abrí otra�, detalla esta fémina que es toda alma y fuerza viva, quien considera una obra perfecta, esa sencilla, pero oportunamente bien interpretada.

La familia…

“Ser madre es una cosa maravillosas, el ser humano no está completo si no tiene un hijo, o al menos si no ha criado un niño. Tengo la maravilla de la naturaleza de tener dos hijos, dos varones, son niños aptos en la vida para cualquier cosa que se propongan, tienen mucho temperamento pero son muy sensibles, y en eso salieron a su mamá y su papá.

“Mis niños son muy susceptibles, afinados, ellos como juego tocan la guitarra, como juego van al piano y tocan las teclas, no le imponemos la música pero si la llevan porque de hecho viene escuchando música desde que estaban en mi  vientre. Yo nunca dejé de trabajar, estuve impartiendo mis clases y a los 15 días después que ellos nacieron seguí dando clases. Mis niños siempre estuvieron en el set de la clase”.

¿Qué esperas en la vida?

“Estoy trabajando bastante, me gusta hacer obras siempre a partir de la guitarra, me he aventurado hacer otras cosas, como lo que hice recientemente en el concierto Vidas, de hacer arreglos para la orquesta de cuerdas, para agrupaciones corales que une solistas pero siempre a partir de la guitarra, la guitarra es siempre un punto de partida, siempre que escucho un tema o que el maestro Ortega habla de una obra, me lleno de curiosidad y deseo escucharla, me motivo quiero ver cómo quedan en la orquesta o en el cuarteto, o para disfrutarla sola�.

En el diálogo es necesario hablar del cuarteto que hoy constituye uno de sus proyectos principales en la vida. “Hace varios años en La Habana comencé a trabajar con un cuarteto y por el año 2000 tuve la oportunidad de participar en Costa Rica en el Primer Festival de Mujeres guitarristas, éramos cuatro muchachas, había muy buena comunicación, mucha ternura a la hora de tocar.

“Ahora está pasando nuevamente con este nuevo proyecto que llevo adelante, me gusta mucho el formato pequeño y el formato de cuarteto me parece ideal para la interpretación de las obras, la guitarra sola me parece limitada, y a veces la orquesta de guitarras me parece que hay más sonido del que necesito.

“El cuarteto de guitarra es una agrupación ideal para hacer la música y por eso la retomé  a partir de mi concierto Mujer que inspira, en el 2014 y de ahí lo mantuve ha solicitud de las misma integrantes, porque hacemos diferentes cosas pero todas somos integrantes de la orquesta Isaac Nicola y también nos une la docencia en la Escuela Vocacional de Arte El Cucalambé.

“Todas queríamos tener este acercamiento un poco más intimo, un poco más personal, en el que cada una hace algo en específico y nadie lo repite, tenemos una responsabilidad directa con lo que hacemos, eso es muy interesante no solo a nivel interpretativo sino a nivel humano, nos hace crecer, sentirnos mejores músicos y por tanto mejores personas�, comenta en su diálogo Elvira quien desearía que la recordasen como la persona que aportó algo, que la recuerden en algún momento como la amiga que en determinado momento podían contar con ella.

Skourtis, fundadora de la orquesta Sonatas Habaneras y de la Compañía Teatral La Colmenita, de Carlos Alberto Cremata, ha mostrado su talento artístico en diferentes presentaciones internacionales en Francia, Costa Rica, Canadá, Alemania y en las principales salas de concierto de Cuba.

Actualmente dirige el espacio Guitarra entre verso en la sede provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba una vez al mes, además de brindar su música en varios eventos de la Asociación Hermanos Saiz, en Las Tunas.

Hoy vuelve guitarra en mano, mira a su alrededor ante un público que la sigue y premia con prolongados aplausos, que la convierte en cómplice eterna de la música de concierto, inspiradora de sueños, de la vida misma, expresada en notas, entre cuerdas, entre nuevas inspiraciones.

/mdn/

 

 

 


Bookmark and Share

Deja un comentario


 Powered by Max Banner Ads